Si Existen Los Héroes Mexicanos!!! (Y no son los del Teletón)

Hace 3 semanas que se desplomó el avión en el que viajaba el secretario de Gobernación en la ciudad de México y aún hay mucho que descubrir en este lamentable accidente.

Imagínate que vas saliendo de tu trabajo, sales a fumarte un cigarrito o sales a comprar una Coca, caminas por el parque y te ofrecen darle brillo a tus zapatos (chinga tu madre Mariobrillo) y de repente escuchas un tremendo ruido, ves escenas quenetamente de una película y aparece un hombre en llamas pidiendo ayuda…

Esto es lo que me encontré leyendo El Universal, me quedó claro que en la ciudad de México hay héroes…

Cristina Pérez-Stadelmann
El Universal
Martes 25 de noviembre de 2008
politica@eluniversal.com.mx

Era la trágica tarde del 4 de noviembre sobre la calle Monte Pelvoux. Acababa de desplomarse la aeronave en que viajaban el secretario de Gobernación y ocho personas más. A 21 días, Rodrigo sigue grave, pero su familia se siente en deuda permanente con Moisés, por haber arriesgado su vida por Rodrigo.

Dos jóvenes, Rodrigo, de 28 años, y Moisés, de 23, coincidieron la tarde del 4 de noviembre como consecuencia de la caída del Learjet 45 en la ciudad de México.

No eran los rumbos donde Moisés vende zapatos, pero esa tarde se había citado con un amigo a la vuelta de Monte Pelvoux para recibir 100 pesos prestados y poder comer algo ese día y quizá el resto de la semana.

En eso estaba, decidiendo qué comer, cuando vio caer el avión.

Mientras, Rodrigo, ingeniero industrial, estaba en la calle tomando un poco de aire, después de una negociación complicada y exitosa en la empresa inmobiliaria en la que labora: una de las 400 empresas más importantes del mundo.

Primero fue la explosión. Después, a decir de Moisés, el cielo se tiñó de un verde fosforescente; humo; gritos; el apagón de la zona; la oscuridad; el caos; y enseguida Rodrigo, completamente prendido en fuego corriendo hacia él pidiendo auxilio.

“Me gritaba que no lo abandonara. Lo dijo cientos de veces. Me hizo prometerlo. Me pedía que lo apagara. Le pedí que se tirara al suelo y con mi chamarra intenté sofocar las llamas. Su cuerpo estaba completamente quemado, sangrado. Ya no traía la parte de atrás de su traje, solo la de enfrente. Su pelo estaba quemado. Sus piernas, sus brazos, sus manos, todo estaba sangrando. Consumido. Tomé su celular. (A pesar de su gravedad, Rodrigo iba indicándome qué hacer, y a quién llamar).

Llamé a su madre para decirle que su hijo estaba conmigo, que había sufrido un accidente, que estaba muy grave. Su madre no me creía. Tuve que llamarla más de siete veces. Ella pensó que se trataba de una extorsión telefónica o de un secuestro”, recuerda Moisés.

En seguida, Moisés decidió acercarse a una ambulancia para pedir que subieran a Rodrigo.

— ¿Es usted su familiar? —le preguntó un paramédico—. Si no lo es, no podrá subir a la ambulancia.

—Sí lo soy —respondió Moisés.

No lo era. No era su familiar. Nunca antes lo había visto.

Pero a su decir, mintió para poder acompañar a Rodrigo hasta el hospital.

Le había prometido no abandonarlo. En la ambulancia ayudó a desprender la ropa pegada a su cuerpo; por indicaciones del paramédico comenzó a hacer preguntas con tal de que Rodrigo no desfalleciera. Una pregunta tras otra. Era importante que permaneciera lúcido. Le preguntó por su color favorito. Rodrigo respondió que era el azul. Le preguntó qué era lo que más le gustaba hacer. Rodrigo respondió que trabajar. … y así hasta llegar a la sala de urgencias. Esa fue la última vez que lo vio.

En la Cruz Roja había reporteros de distintos medios y fue entonces cuando Moisés pidió a una reportera que se comunicara directamente con la mamá de Rodrigo para que ella le explicara lo que había ocurrido. Doña Guadalupe salió del impacto y se dirigió hacia la Cruz Roja de Polanco, también con un desconocido a quién subió a su coche para que la llevara.

A pesar de conocer la ciudad de México, Doña Guadalupe había olvidado el camino.

Ahí estaba Moisés en urgencias, esperando a Doña Guadalupe para entregar el celular y la cartera de Rodrigo. Una cartera, por cierto intacta.

Han transcurrido 20 días del fatídico accidente aéreo. Ayer, EL UNIVERSAL se entrevistó con la familia de Rodrigo, que está en Toluca, en la Unidad de Niños Quemados Nicolás San Juan. Los padres de Rodrigo viven en Cancún.

Rodrigo está muy delicado —“entre la vida y la muerte”—, como dice su padre Joaquín García Santoveña; pero cada uno de ellos: es decir, Doña Guadalupe; Joaquín hijo; María Guadalupe; Laura; Érika, y Sofía, quieren agradecer a Moisés el que hubiera asistido en todo momento a Rodrigo, rebasando aún los límites seguros de su propia vida.

Lo único que pide Moisés, es poder viajar a Toluca, para saber cómo sigue Rodrigo.

Él es Rodrigo:

Rodrigo

Y él es Moisés:

David Jaramillo / El Universal ) (Foto: David Jaramillo / El Universal )

Anuncios

Una respuesta to “Si Existen Los Héroes Mexicanos!!! (Y no son los del Teletón)”

  1. LO que a mì me toco ver y vivir ayer, es muy fuerte, es cosa de decidirse en el momento, aunque en ese momento esten pasando mil cosas por la mente, digo no es facil ver a alguien morir, mucho menos si tu vida esta en riesgo, simplemente en el momento es saberse seguro, para poder ayudar a los demas, honestamente, yo sabiendo que un hombre moria a unos metros de mi, me hizo sentir impotente, de saber que esta vez no podia hacer nada mas que llamar a una ambulancia, miedo, miedo de ver a alguien sin reaccionar, de ver como iba perdiendo toodo signo de vida, de saber que asi como el y a muchos, cualquiera de nosotros puede ahora estar, y pueda ahora no estar, creo que en lugar de ser simples espectadores, hay que correr el riesgo de salvar vidas.. la nuestra y siempre la de alguien mas. Realmente Rodrigo puede sentirse muy orgulloso de el, por que tal vez le tenga fobia a los insectos, (algo insignifacente) pero tuvo valor de ver a alguien quemado, de poner en riesgo su vida y mas valor aun DE QUERER SALVAR LA VIDA DE ALGUIEN AJENO A EL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: